Una de las primeras funciones en beneficiarse con la aplicación de sistemas de información fueron las relacionadas al proceso de planificación de las necesidades de materiales (MRP). Posteriormente, se agregaron y completaron nuevas funciones y prácticas de gestión (MRP II) como la de ingeniería y configuración del producto, los lead times, las capacidades productivas, entre otras.
La tecnología de información ha sido el gran habilitador de estas funciones; el gran desafío en su uso ha sido la flexibilidad y la facilidad para poder actuar ante entornos dinámicos. Tal es el caso, que muchas empresas prefieren el uso de las hojas de cálculo, perdiéndose los beneficios de la oportunidad y calidad que debe brindar la integración de la información.

En este contexto, se han desarrollado entornos muy amigables para los planificadores donde la arquitectura tecnológica, la facilidad de uso, la rapidez y los modelos de simulación conforman los Sistemas de Planificación Avanzada de Manufactura.

Recomendamos la lectura del documento, ERP para manufactura.

Planificación de manufactura: El mayor problema de las fábricas

Los nuevos sistemas de Planificación de manufactura actúan en la atención al mayor problema de las fábricas: aumento de ventas (volumen de stock más elevado) versus presión del ROI por stocks reducidos. De esa forma, orientan la planificación de los ítems correctos, en las cantidades precisas y en los plazos acordados, reduciendo stock o aumentando la atención de las demandas.

Se trata de mejorar significativamente la velocidad, productividad y asertividad en la planificación de los materiales, la producción, la capacidad fabril y la planificación de manufactura en general. Entre los procesos que normalmente incorporan se encuentran: el secuenciamiento y la optimización de las operaciones (turnos, eficiencias, reducción de tiempo de preparación de las líneas de producción), la definición de la carga de los recursos productivos y el cálculo de la información de disponibilidad para prometer (ATP – Available to Promise), esto último muy importante para nuestros compromisos comerciales.

Cuando se definen y se implementan adecuadamente los sistemas de planificación de manufactura, se empiezan a percibir muy rápidamente sus beneficios, como son: la reducción de los plazos de entrega (mejor nivel de servicio a los clientes), reducción de los niveles de stock y en los gastos operativos, desarrollar una estrategia de manufactura más flexible y ágil así como el aumento de beneficios por la optimización de restricciones.

Por Héctor Chang- Director Unidad TOTVS Perú – Lima

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!