Los temores que los ejecutivos pueden tener acerca del Cloud Computing (la nube) pronto se irán cuando verifiquen que los proveedores de servicios en la nube pueden ofrecer soluciones más estables y seguras que cualquier organización interna de TI (Tecnología de la información).

Un reciente artículo publicado por Tien Tzuo en el blog de la Red CIO en la página web de Forbes sugiere que el ERP está muerto. Aunque es un artículo bien escrito y no es inconsistente con lo que muchos otros analistas han afirmado en los últimos tres a cinco años, no estamos convencidos que ello suceda.

Los temores que los ejecutivos pueden tener acerca del Cloud (La nube) pronto se disiparán cuando verifiquen que los proveedores de servicios en la nube pueden ofrecer soluciones más estables y seguras que cualquier organización interna de TI (Tecnología de la información).

Hay una serie de fallas más preocupantes a la suposición que la nube va a dar a los sistemas ERP una muerte lenta y traumática. De hecho, en los años 90 el ASP (Application Service Provider) era el “killer” de las aplicaciones ERP tradicionales. El tiempo pasó y no fue así.

La realidad es que el modelo ASP ayer, así como el SaaS hoy, tienen importantes limitaciones que impiden la adopción generalizada. Según nuestros registros de casos, las compañías siguen comprando ERP’s en la manera tradicional (más del 90%). Es razonable que empresas con poca complejidad operacional, opten por un modelo como el SaaS, pero este modelo no siempre es el adecuado para firmas que tienen cierta complejidad. Nuestra opinión es que los dos modelos, On-premise y SaaS, pueden coexistir sin necesidad que uno desplace a otro y entregando lo mejor de cada uno de esos mundos a los clientes.

El autor sugiere que hay un movimiento de consumidores que busca soluciones basadas en WEB como por ejemplo Facebook o de modelos de suscripción como Salesforce y netSuite. Pero comparar Facebook con un ERP es como comparar peras con manzanas.

Se puede ver el artículo original completo accediendo a El fin del ERP.

Las necesidades de publicar el estado en Facebook son menos complejas que administrar una empresa petrolera o un fabricante de automóviles. Así como el modelo de pago por uso puede ser el ideal para leer libros, escuchar música, registrar tareas y otras transacciones sencillas, las soluciones ERP en modalidad SaaS no están tan cerca de manejar complejidades como una cadena de suministro o la integración de negocios globales.

No se puede afirmar que el ERP está muerto, pero si se puede decir que está cambiando. Las soluciones de inteligencia de negocios (Business Intelligence), las de movilidad, la integración social, los medios de comunicación, basados en modelos de precios por suscripción y el Cloud Computing son algunos de los cambios que impactarán en los sistemas ERP. Por otra parte, las empresas usuarias disponen de mayores herramientas para implementar un ERP que aquellas que lo hicieron a comienzos de la década de los ‘90. Las soluciones SaaS son solo opciones dentro de un conjunto de posibilidades en donde el acceso al ERP en la forma tradicional seguirá siendo la alternativa más viables ahora y en el futuro.

Finalmente, la discusión sobre SaaS vs ERP tradicional (On-premise) es simplemente el ruido que oculta un problema más grande y más profundo: son muchas las iniciativas de software que fallan. No importa cómo se llame o cuán “cool” sea una tecnología, el proyecto fallará si no es posible diferenciar el éxito del fracaso. Y el éxito está más relacionado con los procesos de negocios y con el cambio organizacional que con el software.

Así que en vez de discutir si el ERP se va a morir, debemos preguntarnos: “¿Alguna vez morirán los proyectos de implementación fallidos?

Por División Consultoría www.evaluandoERP.com

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!