Hasta hace poco tiempo, si una Pequeña y Mediana Empresa (PyME ) necesitaba implementar un sistema de planificación de recursos empresariales o ERP (Enterprise Resource Planning), no tenía otra alternativa que proveerse de hardware, software y los recursos necesarios para poner esa infraestructura en funcionamiento. Las cosas cambiaron las ventajas de tener un ERP en la nube.

En otras palabras, la empresa tenía que armar su propio centro de procesamiento de datos. Este modelo, denominado cliente-servidor, resultaba muy costoso y complejo de manejar para una empresa pequeña, porque requería una importante inversión, a la que debía sumarse la dedicación y gestión necesarias para mantener la estructura en funcionamiento a lo largo del tiempo.

Pero comenzaron a aparecer nuevas tecnologías, el modelo cloud computing o “la nube”, que hacen posible acceder a un ERP alojado en la web, a través del acceso a Internet. Esto permite prescindir del armado de una infraestructura propia, y tercerizar la operatoria del ERP en un centro de datos externo.

Los beneficios de la implementación de un ERP en una PYME se potencian cuándo se maneja bajo tecnología WEB. En primer lugar, ofrece una importante reducción de costos, ya que elimina la necesidad de tener servidores y equipos propios, hacer una inversión en el software de base de datos, y afrontar la instalación y el mantenimiento de la infraestructura. Así mismo no se debe incurrir en el pago inicial en licencias, lo que se debe a que los software full web en la nube se comercializan bajo la modalidad SaaS – Software as a Service – , es decir como un servicio y no como un bien. La suma de todo lo dicho produce un ahorro sustancial y una mejora en la rentabilidad respecto al modelo previo.

Luego, también ofrece una mayor seguridad en el manejo de la información. Muchas veces se cree que tener el ERP instalado en un servidor propio resulta más seguro que si está ubicado afuera de la empresa. Pero eso no es real, porque la mayor parte de las intrusiones que sufren los servidores provienen de adentro de la propia empresa. Además, las intrusiones que provienen del exterior son cada vez mas sofisticadas.

Por eso, para proteger adecuadamente su información la Pyme debería instalar un firewall y una serie de controles y procedimientos que cada vez son más difíciles de configurar. Sin dudas, todas esas herramientas estarán mejor manejadas por un proveedor de servicios en la nube, y serán mucho más eficientes.

Un tercer punto a considerar es la disponibilidad del ERP, del software y en general de toda la información. Cuando el sistema está desarrollado en tecnología web nativa y se lo aloja en el servidor de una empresa que brinda servicios en la nube, ofrece una mayor disponibilidad que si está hosteado en un servidor propio. Esto puede reforzarse si la empresa tiene como back up una conexión a Internet de bajo costo, que le permita asegurarse el servicio en sus procesos críticos (los que serán distintos de acuerdo al rubro y modalidad de cada compañía: en un comercio lo crítico puede ser la necesidad de facturar en el punto de venta, mientras que en una planta elaboradora será visualizar y transaccionar con el ERP que está en la nube).

Y hay un último punto, que es el de la necesidad de recursos técnicos para mantener una infraestructura. Esos recursos hoy son caros, difíciles de contratar y mantener, y su falta de disponibilidad genera muchas veces demoras en requerimientos del cliente. Además de ser costos fijos muy altos.

Sin dudas, cada vez más PyMEs reconocen estas ventajas. En algún momento centraron su atención en la reducción de costos, pero luego comprendieron que además, esta modalidad les ofrece el beneficio de dejar la gestión del ERP en manos especializadas, para poder concentrarse en su core business.

Por Matías Stortini,
Gerente Comercial de Finnegans

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!