La planificación de recursos empresariales ya no es exclusiva de grandes organizaciones. Cada día más PYMES buscan ser competitivas mediante una gestión de procesos integrados. ¿Cómo lo hacen? En base a una de las herramientas más potentes disponibles para una empresa: el sistema de gestión conocido como ERP.

Los sistemas de planificación de recursos empresariales (en inglés ERP, Enterprise Resource Planning) son herramientas de gestión de información que integran y automatizan muchos de los procesos del negocio asociadas con los aspectos administrativos y operativos o productivos de una empresa, para la gestión eficaz e integral de las partes más importantes del negocio, mediante procesos transparentes y en tiempo real, en bases de datos que unifican la información.

Los sistemas ERP son la más poderosa herramienta para la gestión integrada de la empresa. Se caracterizan porque están compuestos por diferentes partes, llamadas módulos, integradas en una única aplicación. Por ejemplo, algunos los más usados son: producción, ventas, compras, contabilidad (de varios tipos), inventarios y control de almacenes, pedidos, nóminas.

Podemos definir un ERP como la integración de todas estas partes. Lo contrario sería considerar un simple programa de facturación como un sistema de gestión integral. Lo mismo sucedería con un programa contables u otro de ventas. Esta es la diferencia fundamental entre un ERP y otra aplicación o sistema de gestión. El ERP integra todo lo necesario para el funcionamiento de los procesos de negocio de la empresa. No podemos hablar de ERP en el momento que tan sólo se integra uno o una pequeña parte de los que sucede en un negocio. La propia definición de ERP indica la necesidad de “Disponibilidad de toda la información para todo el mundo todo el tiempo”.

6 Objetivos de un sistema de gestión empresarial

  1. Optimizar los procesos empresariales.
  2. Proveer datos con integridad y unificados.
  3. Acceder a toda la información de forma confiable, precisa y oportuna.
  4. Compartir información entre todos los componentes de la organización.
  5. Eliminar datos y operaciones innecesarias (o redundantes).
  6. Reducir tiempos y costos de los procesos.

Los sistemas ERP, ocasionalmente, son llamados back office (trastienda) ya que indican que el cliente y el público general no están directamente involucrados. Éste sistema es la contraparte con el sistema de apertura de datos (front office), que crea una relación administrativa del consumidor o servicio al consumidor y que se conocen como Customer Relationship Management (CRM).

Los ERP están funcionando ampliamente en todo tipo de empresas modernas. Los departamentos funcionales que están involucrados en la operación o producción están integrados en un solo sistema. Además de la manufactura o producción, almacenamiento, logística e información tecnológica, incluyen además la contabilidad, y suelen incluir un sistema de administración de recursos humanos.

Por la División Consultoría de Evaluando Software

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!