El sector de logística y distribución presenta nuevos desafíos que obligan a las empresas a estar preparadas para dar respuesta a las complejidades del entorno mundial y a las soluciones de negocios a las que se deben adaptar de acuerdo a las nuevas tendencias del mercado.

¿Qué tendencias presentan las nuevas problemáticas para la industria?

El crecimiento y las alianzas con las fronteras extranjeras exigen saber manejar la complejidad global, crear visibilidad de punta a punta a lo largo de la cadena de suministro, tener conciencia social y manejar la presión gubernamental, lo que exige cumplir con los requisitos de sustentabilidad y/o con regulaciones complejas y saber administrar los riesgos del negocio, y la alta competitividad que requiere cada vez más a las organizaciones a orientarse a clientes.

Es común que muchas empresas salgan de su lugar de origen proyectándose en su región o en un nuevo continente. Pero la condición de globalidad aporta también complejidades, porque al tener operaciones en otras latitudes, los procesos se definen de forma distinta y se debe responder a otras problemáticas, ya que estaremos en países con requerimientos distintos.

Por otra parte, el proceso de administración de la cadena de suministro es más complejo. Por que incorpora cada vez más variables obligando a tener una visibilidad total de las acciones que permitan hacer una gestión eficiente de ella.

Qué cambios se deben considerar antes de expandirse

Desde el punto de vista de cumplimiento de regulaciones y sustentabilidad, la realidad demuestra cada día más que, en mayor medida, existen nuevas variables de las que tradicionalmente se contemplaban como restricciones o barreras de entrada para el establecimiento de una empresa en una industria.

Por ejemplo, los grupos ambientalistas o pueblos que hacían saber su negativa a la instalación de una industria en una locación particular modificando la dinámica tradicional de las empresas para instalarse.

Los desafíos de la industria

  1. Foco en el cliente: Se trata de una tendencia que avanza con mayor fuerza y se incorpora en las empresas.
  2. Un cliente totalmente conectado y más exigente que obliga a un servicio de excelencia y tiene impaciencia por obtener los productos que requiere, es cambiante y su demanda fluctúa a gran velocidad.
  3. Búsqueda de productividad sobre los activos maximizando su uso: Adquiriendo productos que aporten a la eficiencia de los negocios, en donde se tiene un estricto control de los inventarios y una visibilidad de márgenes, costos y gastos a lo largo de la cadena de abastecimiento.
  4. Atención omnicanal: Se atiende a clientes y a proveedores en una multiplicidad de canales que van de los tradicionales a los online, portales de adquisiciones, de comercialización, etc. Se necesita además, visibilidad hacia proveedores y clientes del estado de sus inventarios, pedidos, cobros y pagos.
  5. Las funciones que cumplían tradicionalmente proveedores, distribuidores y clientes han ido borrándose y ya no está tan clara la función de cada uno sino que se complementan con procesos adicionales.

Distribuidores que operan entre fábricas y clientes, clientes que compran a través de la web y son abastecidos directamente por los proveedores a pedido de los distribuidores, y distribuidores que cumplen funciones de reempaque y redistribución. Es decir, se cuenta cada vez con funciones a cumplir donde no están claras las fronteras de las condiciones.

¿Cómo ayudan las soluciones de negocios?

En este contexto, las organizaciones precisan contar con una solución que aporte integralidad y brinde una visión completa de la cadena de suministro.

Si un proceso es integral va a permitir considerar todas las variables. Desde un cliente que compra a través de un teléfono hasta procesos de distribución que incluyen móviles que permiten emitir tickets y ventas en las tiendas y en la calle.

Además, sumará sistemas interoperables, todos los aspectos de seguridad y accesos que son fundamentales cuando se tiene este nivel de integración en la cadena. En algunos casos, y cada vez con más fuerza, el advenimiento de acceso y servicios basados en la nube.

Las tradicionales soluciones de negocios que generan compartimentos estancos de información y que están desintegradas resultan en procesos complejos e ineficientes.

Las nuevas funcionalidades del ERP de última generación, que ya tienen algunos proveedores, aportan mejoras en la gestión avanzada de almacenes y en la gestión total de transporte.

Algunos de los elementos claves son:

Disminución de la brecha entre los sistemas que capturan datos y las personas que lo utilizan: uno de los más notables beneficios es la capacidad de utilizar los dispositivos móviles de recolección de datos (lectoras de códigos de barras) sin la necesidad de adquirir e instalar software de terceros. Permite a los trabajadores en el almacén y en la planta de producción tener acceso en tiempo real a la herramienta.

Optimización de flujos de trabajo y procesos: la funcionalidad de gestión de almacenes apoya flujos de trabajo configurables. Estos flujos de trabajo se pueden utilizar para optimizar los procesos de recepción y put-away; así como la recolección, empaque y carga de mercancías para la entrega a los clientes.

Número de Chapa Patente (License Plate): permite asignar un número de placa única. Al recibir o guardar un elemento se le asigna una matrícula específica, cuando el contenedor o pallet se transfiere, se envía o recibe en una nueva ubicación. Sólo es necesario que el usuario indique que se está moviendo la chapa patente, y todos los elementos almacenados en ese se actualizarán sin tener que identificarlos de forma individual.

Previsión de la demanda: el punto de partida para una correcta planificación de Supply Chain es el proceso de Previsión de la Demanda. Con algunas herramientas que ya están en el mercado se pueden pronosticar en base a datos históricos utilizando métodos estadísticos, ver y ajustar esos datos en Microsoft Excel, importar la predicción final de la demanda dentro del ERP y monitorear la exactitud del pronóstico.

Todos estos beneficios son totalmente novedosos, ya que tradicionalmente un ERP no aportaba la función de gestión de almacenes (WMS) o administración de transporte (TMS) de manera nativa.

Esta función se cumplía de forma rudimentaria, por lo que empresas que tenían estos requerimientos terminaban integrando soluciones de terceros. Hoy a través de estas nuevas aplicaciones se puede tener un proceso de negocio enriquecido cumpliendo con el objetivo de tener una visibilidad completa de la mercadería con información consolidada, en tiempo real y datos accionables.

Por Felipe Girado, director comercial de Axxon Consulting.

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!