La computación en la nube o informática en la nube, del inglés “Cloud Computing”, es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de Internet. La “nube” es una metáfora de Internet. No es un tema técnico, sino pura y exclusivamente de negocios. Si tiene dudas lea por qué.

La demanda de Cloud

La nube resulta especialmente atractiva para las Pymes y start-ups. En primer lugar estas empresas no tienen acceso fácil al capital, la reducción de inversiones iniciales que ofrece la nube es un medio para no perder competitividad. En segundo término, la nube reduce el time-to-market y gracias a este modelo nuevos servicios pueden estar listos en cuestión de horas con un riesgo limitado. Además, acceden a economías de escala a través de los proveedores y a sistemas de seguridad mucho más sofisticados. Y, por último, se benefician de un soporte al usuario muy especializado. Si bien el principal motivo para ingresar al Cloud es la reducción de costos, se prevé que los motivos cambien una vez superado el análisis económico – financiero. Lo que realmente ofrece la nube a las Pymes es la posibilidad de jugar en una liga superior.

Puede leer un documento resumen en este estudio accediendo a “Perspectivas de Cloud Computig en América Latina”

Los servicios en la nube están más extendidos en las grandes empresas. Para éstas, el principal atractivo es poder convertir los gatos fijos en variables. Esto permite conocer mejor los costos reales de cada aplicación al mismo tiempo que minimiza el riesgo de lanzamiento de nuevos productos y servicios.

Quizá el cambio más grande que provocará el Cloud Computing se encuentra en el diseño de los servicios y aplicaciones en sí, que los hará mucho más sencillos a la hora de consumirlos y de interactuar con ellos, en muchas ocasiones en cualquier lugar y con dispositivos móviles y una pantalla relativamente pequeña. Mientras muchos hablan de la nube como “TI como servicio”, la realidad es que la mayoría de las personas preferirían no saber nada de las TI, las plataformas y el software para conseguir la información. Lo que realmente quieren son servicios bien diseñados que les ayuden en su día a día laboral o personal, ya sea en cuestiones relacionadas con la gestión de sus finanzas, la salud, las comunicaciones, el ocio u otras.

Los protagonistas del mercado de ‘cloud computing’

¿Quiénes son los actores en este nuevo escenario de oferta y demanda de servicios en la nube? La oferta viene dada por una serie de empresas que han sabido prever las oportunidades que presenta un mercado que se ha estimado que alcanzará un volumen de negocio de USD 42.000 millones en el año 20121. Los proveedores de Cloud Computing ofrecen a las empresas un modelo de TI que les proporciona un acceso casi inmediato a los recursos informáticos sin necesidad de realizar un desembolso por adelantado, lo cual maximiza el rendimiento de la inversión y reduce considerablemente el time to market de los productos y servicios.

Esto último se debe a la reducción de los ciclos de desarrollo y prueba de las aplicaciones de nueva generación, que acelera la materialización de oportunidades de negocio. Por su parte, los proveedores se benefician de economías de escala en tanto en cuanto prestan servicios de cloud computing estandarizados a múltiples clientes. Todo este ecosistema se verá alimentado por la proliferación de nuevas aplicaciones que crearán los desarrolladores, alentados por el atractivo de este nuevo mercado potencial, y por la facilidad de reutilización de las aplicaciones existentes, todo lo cual ofrecerá un nuevo impulso a las iniciativas de software de código abierto.

1 Fuente: IDC eXchange “IT Cloud Service Forecast 2008-2012: A key Driver of New Grouth”

En cuanto a la demanda, como ya se ha mencionado, son las empresas, las instituciones públicas y los usuarios los interesados en “estar en la nube”. Por un lado, las empresas se benefician de un servicio por el que pagan en base a su uso, con lo que se ahorran la inversión en el establecimiento, mejora y mantenimiento de un departamento interno de TI. Esto se traduce en un traslado de los tradicionales gastos fijos a gastos variables en términos de infraestructura técnica, adquisición de hardware, licencias de software y actualizaciones, así como de expertos internos o subcontratados. Se paga por lo que se usa (pay per use) y se elimina la necesidad de sobre dimensionamiento para alternar picos de demanda con períodos en los que los recursos no están en uso.

De alguna manera, se trata de transferir el riesgo de la planificación y cuantificación de la necesidad de recursos de TI por parte de la empresa a los proveedores de Cloud. De este modo, las empresas pueden centrase en su negocio en lugar de tener que hacerlo en los aspectos tecnológicos. En última instancia, el Cloud Computing facilitará la implementación de las nuevas ideas impulsando la innovación y, lo que es más importante, permitirá que los servicios de las empresas se encuentren disponibles de manera inmediata para los consumidores con acceso a Internet, contribuyendo así a la competitividad de las empresas.

EL concepto está instalado para varios tipos de aplicaciones. De hecho, de acuerdo a una encuesta realizadas por Evaluando ERP entre empresas de América Latina, la mayoría reconoce estar recibiendo algún tipo de servicio desde le nube, tal como puede apreciarse en el siguiente gráfico.

2 Fuente: IDC, IT Cloud Services Forecast 2008-2012, A key driver or New Grouth

Puede leer un documento resumen en este estudio accediendo a “Perspectivas de Cloud Computig en América Latina”

¿Por qué está de moda el ‘cloud computing’?

¿Cuál es la razón de que la nube esté en boca de todos como una realidad cada vez más palpable? Se suele hacer referencia al Cloud Computing como “la quinta generación” después del mainframe, el PC, el sistema cliente-servidor y la World Wide Web. Después de este largo recorrido (largo en la magnitud del progreso alcanzado, pero no precisamente por el número de años que han pasado), el Cloud Computing se presenta como una “democratización” de las tecnologías de la información. Pone al alcance de una gran mayoría de personas y pequeñas y medianas empresas el acceso a novedosas aplicaciones, plataformas e infraestructura en cualquier momento, desde cualquier lugar. Los defensores del Cloud Computing aseguran que puede reducir las barreras que ponen freno a la innovación y aumentar la interoperabilidad entre tecnologías actualmente no compatibles.

Más aún, ven en el Cloud Computing una manera de adaptarse rápidamente a las nuevas tecnologías por parte de los países emergentes, que pueden hacer uso de su infraestructura y aplicaciones mediante el simple pago de cuotas de servicio, sin tener que realizar un cuantioso desembolso inicial, lo cual les permite colocarse al mismo nivel que sus competidores internacionales. De acuerdo a la encuesta llevada a cabo por Evaluando ERP, el Cloud Computing comienza a ser un tema relevante en la estrategia de tecnología de las empresas.

Puede leer un documento resumen en este estudio accediendo a “Perspectivas de Cloud Computig en América Latina”

¿Se puede confiar en el modelo de Cloud Computing?

¿Qué debe tener en cuenta un proveedor para cubrir las expectativas en torno a seguridad en la nube? En primer lugar, es fundamental que la seguridad esté garantizada mediante procesos y controles a lo largo de toda la cadena de suministro, desde los proveedores de Cloud Computing hasta los usuarios del servicio, pasando por la organización en sí. Los procesos de gestión de la seguridad deben, por un lado, identificar y valorar los activos existentes y, por otro, identificar y clasificar los posibles riesgos atendiendo a su impacto, frecuencia y probabilidad.

Todo ello se debe materializar en un plan que incluya unos pasos de contingencia, para lo cual resulta crucial que el compromiso del proveedor esté alineado con las necesidades de la organización, asegurando aspectos como que la localización física de los datos sea correcta, que los datos de las distintas organizaciones usuarias de la nube no se mezclen, que se lleven a cabo exhaustivas auditorías, que la permanencia de los datos quede garantizada y que se proporcionen planes de realización de copias de seguridad eficaces.

También aparece la necesidad de que los proveedores cuenten con planes de recuperación en caso de catástrofes como desastres naturales o ataques terroristas. No estaría de más que las organizaciones preguntaran a sus proveedores de Cloud si sus centros de datos están distribuidos geográficamente y si sus instalaciones cuentan con las medidas de seguridad apropiadas para diversificar los riesgos de pérdida de información.

Por División Consultoría de Evaluando ERP, basado en “Cloud Computing, la tercera ola de las TIC, Fundación de la Innovación”, Bankinter

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!