Cuando Albert Einstein dijo, “La información no es conocimiento,” pudo haberse referido en forma directa al desafío que enfrentan las pequeñas y medianas empresas al momento de transformar sus datos en conocimientos que puedan impulsar mejoras en la estrategia y las operaciones comerciales.

Las Pymes están mejor posicionadas que nunca para recopilar y analizar datos. No obstante, la verdadera necesidad radica en desarrollar visibilidad con respecto a la forma en que operan sus empresas, permitiendo que los empleados y ejecutivos reaccionen con rapidez a los cambios de mercado y modifiquen sus estrategias a medida que surgen nuevas oportunidades.

La importancia del factor “visibilidad”

Muchas empresas operan sin contar con grandes bases de datos ni recursos de tecnología de la información (TI). Y ciertamente, la gestión y análisis de datos puede resultar intimidante, incluso para firmas que implementan las prácticas de gestión y las tecnologías más sofisticadas. Lo importante, es que cuentan con la capacidad de obtener esos datos. Lo que deben alcanzar es esa visibilidad, que posiblemente les exija reevaluar su enfoque para lograr un conocimiento que pueda impulsar su rendimiento empresarial.

Existen en el mercado herramientas de gestión que pueden ayudar a estas compañías a utilizar esos recursos propios, mediante aplicaciones de software BI (Business Intelligence, o Inteligencia de negocios) que pueden servirles para profundizar su ventaja en el entorno competitivo actual, frente a sus competidores.

Cómo adquirir las herramientas para lograr la visibilidad

Según una encuesta llevada a cabo por el Economist Intelligence Unit, la mayoría de las organizaciones reconocen que los datos no estructurados pueden resultar contraproducentes, y el 51% de los encuestados afirma que necesita dedicar un tiempo valioso a la búsqueda de información clave entre fuentes no estructuradas (Ver gráfico).

No obstante, al mismo tiempo, sólo la tercera parte de los encuestados afirma tener acceso disponible a la información que necesita para realizar su trabajo.

Basándonos en lo observado, se deduce que las Pymes necesitan formalizar su enfoque para la recopilación, almacenamiento y análisis de datos de una forma sistemática y relevante, de forma que puedan obtener visibilidad y conocimiento en lo referente a los aspectos específicos de sus operaciones comerciales, que sean importantes para alcanzar las metas y la estrategia comercial.

Afortunadamente, la tecnología es cada vez más accesible para este tipo de compañías, con un número cada vez mayor de aplicaciones de inteligencia empresarial (BI, Business Intelligence) personalizables y listas para utilizar, que permiten que puedan instalar soluciones que incorporan los datos disponibles procedentes de una variedad de fuentes, en caso de ser necesario.

La visibilidad puede impulsar la rentabilidad

Si bien los beneficios tangibles de la visibilidad dependen en mayor parte de las Pymes, los servidores y las aplicaciones de software son muy importantes, independientemente del tipo, escala, enfoque empresarial o perfil de las mismas.

Es cierto que son menos propensas que las compañías más grandes a tener sistemas internos que recopilen, almacenen y analicen datos en forma automática. Para lograrlo, es posible que las pequeñas y medianas empresas necesiten contar con un enfoque estratégico y una solución de TI sobre la que puedan trabajar para producir el tipo de inteligencia empresarial que pueda impulsar una mejora en su rendimiento. Una vez establecida, la visibilidad resultante puede ayudar a las Pymes a optimizar sus operaciones en forma cotidiana, y a tomar decisiones estratégicas en relación a cómo emprender sus actividades de manera rentable, y a largo plazo.

Por División Consultoría Evaluando Software.

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!