En este artículo, trataremos de analizar los principales conceptos relacionados con el software de inteligencia de negocio Business Intelligence (BI) y su aplicación en las empresas, como así también ayuda a entender las causas de sus fracasos y de cómo evitarlos y, principalmente, lo que las empresas deben hacer.

Antes de entrar en la materia específica de BI, es importante recordar que el análisis de los datos es un proceso de inspección, limpieza y transformación de datos con el objetivo de destacar la información útil para la toma de decisiones. Análisis de los datos tiene múltiples facetas y enfoques, abarca diversas técnicas con una variedad de nombres, en diferentes negocios y ciencias.

Inteligencia de Negocios

Business Intelligence (BI) es una expresión con la que, sobre todo en el ámbito de la oferta de servicios informáticos, se refiere al alcance de las organizaciones destinadas a promover una mayor eficiencia en la toma de decisiones. La implementación de Business Intelligence (BI) en la empresa, dependiendo del contexto y los objetivos implica la innovación, por lo menos, en los procesos.

Para prosperar en el futuro, las compañías deben reinventar la gestión y también, reinventarse constantemente a sí mismas, ya que en el momento en que la empresa desacelera, otra se aprovecha y efectúa un impresionante desarrollo tecnológico creando una brecha que puede ser irrecuperable, para luego ser relegada al olvido con la etiqueta “desplazada por otra empresa más competitiva e inteligente”.

Metanoia (transformación del negocio) y el pensamiento sistémico

En estos tiempos, muchas empresas se enfrentan a un rápido descenso de sus ingresos y a las sombrías perspectivas de mercado, aquellas que tuvieron un enfoque más proactivo para “hacer más con lo que tienen” han salido de la crisis económica actual como claros ganadores. A pesar de que los recortes en los presupuestos de gastos de capital han frenado muchas iniciativas de BI, es mucho lo que se puede hacer para obtener una mejora estratégica y operacional significativa, con una correcta implementación de BI.

¿Qué debe hacer efectivamente la organización?

Según Peter Senge (1994), metanoia significa un cambio de enfoque, se refiere al pensamiento sistémico, la quinta disciplina de las organizaciones de aprendizaje, para ver “todo el elefante” y no sólo a las fracciones del mismo y cada uno con una interpretación diferente, donde la suma de la partes, paradójicamente no es igual al total. Este sería el aspecto clave, no sólo como base para la exitosa implementación de BI, sino necesaria para la misma supervivencia de la empresa.

La idea de la organización que aprende es una revolución mental. Nos obliga a abandonar viejos paradigmas de liderazgo y acercarnos a un pensamiento capaz de tratar con sistemas complejos; nadie podría esperar que un niño aprenda a escribir sólo, pero todavía creemos que para que una empresa venda, solo hace falta un buen equipo de vendedores y una mucha publicidad.

El Business Intelligence (BI) es bien conocido por su capacidad para integrar, optimizar los costos y actividades típicas de una organización. Lo que es menos conocido es el poder de BI como una herramienta de transformación. Aplicando este enfoque, las iniciativas de Business Intelligence pueden ser verdaderos programas de transformación de la empresa, las empresas pueden aumentar drásticamente sus posibilidades de agregar valor al negocio.

Importante: Las fallas en la implementación de tecnología

Existen numerosos fracasos para poner en práctica las TIC en las organizaciones obviamente BI está dentro del mundo de las TIC o TI. Según Piorun (2010), esto es apoyado por varias encuestas que dicen que sólo en el orden de 20 % de los proyectos terminan conseguir el objetivo planteado, en el tiempo, con los recursos estimados. Este problema ocurre en todo tipo de proyectos, y se encuentra sobre todo en proyectos de tecnología. En estos, el 80 % de los proyectos no tuvieron tanta suerte – por diferentes razones – conduce a mayores costos directos (en algunos casos, los proyectos más grandes se completan con muchos más recursos de los esperados) y, por último, no alcanzan los beneficios esperados que se darían si el proyecto se hubiese completado en el tiempo oportuno.

En el análisis final, además de los costes directos que son fácilmente contabilizables, los costos indirectos son probablemente mucho más importantes que lo que se puede esperar, si no, probablemente las empresas están promoviendo proyectos que no agregan mucho valor a la organización. Esto fundamentalmente impacta en la baja productividad de algunas áreas de la organización y en el costo de oportunidad del capital que se invierte en la iniciativa.

Algunas causas

Como se mencionó anteriormente, y teniendo en cuenta los resultados de Piorun (2010), es importante analizar las causas de los fracasos de implementación de la tecnología. La investigación de Markowsky en 2004, muestra que en un elevado porcentaje (92%), las causas del fracaso en la implementación de proyectos de TI señalan a los factores organizativos, culturales, mientras que sólo el 4% se atribuye a factores tecnológicos. Esto refuerza aún más la hipótesis de este estudio, en que las organizaciones deben ser inteligentes. Esta investigación, que se llevó a cabo en 2013, encontró que el 90 % de los proyectos exceden el presupuesto inicial y la razón no fue el incremento en el alcance del proyecto, sino una prospección incompleta de las necesidades del sistema. (Ver Figura 1).

Otra conclusión es que un alto porcentaje (80%) de los propietarios de PYME seleccionadas tuvo una participación activa desde la compra hasta la implementación de estos sistemas de información y los que por diversas razones no han podido seguir el proceso indicaron que por esa misma razón los sistemas no tuvieron éxito o no pudieron implementarse correctamente. En una proporción similar, los propietarios han participado estrechamente con la alta dirección en el proceso de compra e implementación de sistemas, esta parece ser una combinación muy favorable para el éxito. (Ver Figura 2).

En el próximo artículo (Parte II) analizaremos los aspectos de la transformación organizacional debido a la implementación de Business Intelligence (BI) en todos sus niveles.

Por Gustavo A. Ortiz
Ingeniero Electrónico, Universidad Nacional de Asunción

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!