¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

No es 0, ni es 1. Es 0,5 – Cómo y cuánto impactan las conductas humanas en la ejecución de las tareas de implementación de software ERP de un proyecto. ¿Por qué fracasan la mayoría de los proyectos y/o implementación de software ERP?

¡Vaya pregunta!
Creemos que no existe una respuesta única, todo lo contrario, adherimos a que son innumerables los factores que influyen en este fenómeno. Por tal motivo, intentaremos aquí, dar nuestro humilde punto de vista de lo que consideramos, toma el papel principal y más relevante en este contexto: la incidencia humana.

Al respecto se podrían escribir, además de los que ya existen, implementación de software, muchos tomos de “grandes libros”. Nosotros en esta oportunidad, intentaremos dar una exposición de lo que, a nuestro juicio, son los conceptos más expandidos. Tal relato tiene el mero objetivo de ser un “disparador” de conciencia y reflexión.

Comenzaremos por identificar que las amenazas pertinentes desde este enfoque, son todos aquellos conceptos y conclusiones con ambigüedades, no especificadas y consensuadas con precisión, que se generan en las conversaciones o procesos conversacionales, en los cuales intervienen todos los miembros del equipo, a lo largo de todo el proyecto.

Absolutamente todas las coordinaciones de acciones, que se requiere en la ejecución de un proyecto, para que este sea exitoso, se definen y establecen a través de una o más conversaciones, entre una o más personas. Inclusive las re-planificaciones debido a contingencias técnicas (NO humanas), implementación de software, así como también las contingencias como consecuencia de decisiones que escapan a las facultades de los miembros del equipo. Para ser un poco más precisos, en todas estas conversaciones, se generan como residuos productivos:

  • Ofertas
  • Pedidos
  • Contraofertas
  • Plazos y Condiciones de cualquiera de los tres primeros ítems
  • Aceptaciones o Rechazos de cualquiera de los cuatro primeros ítems
  • Compromisos o Acuerdos de Ejecución y Finalización de las tareas pertinentes

Cualquier ambigüedad y/o especificación no consensuada con precisión, de cualquiera de estas variables listadas y/o la falta de responsabilidad de alguno de los integrantes del equipo, implementación de software, generará inconvenientes. Dichos inconvenientes luego, pueden generar también discusiones y una consecuente baja en la motivación y sinergia del equipo. Esto es sencillamente por que los seres humanos somos complejos en la interacción entre nosotros. Aunque en mayor o menos medida, estos problemas siempre están presentes.

El rol del líder

Aquí es donde entra la responsabilidad del líder del proyecto, que además de ocuparse de que todo lo descrito en el párrafo anterior, no suceda, debe lograr “orquestar” todo, en función del proyecto como “un todo”. Debe tener en mente siempre, ante cada decisión que tome, que todas las tareas, por más mínimas que sean, están estrechamente relacionadas en el impacto del resultado final del proyecto, implementación de software, siendo además que siempre surgen tareas que pasan desapercibidas o no se detectan a los ojos de los integrantes del equipo, que no sea el líder. Es el líder quién tiene la visión global, por lo tanto él es el principal responsable de hacerse cargo de ejecutar lo que sea necesario para que todo el accionar (recordemos que la coordinación de acciones de definen en las conversaciones) del equipo, durante todo el proyecto, fluya de manera exitosa, en pos del objetivo perseguido.

Aquel líder que no distinga y asuma tal responsabilidad, para su pesar y el del equipo, se convertirá en un necio que pretende obtener resultados positivos, cuando no hace lo necesario para conseguirlo, además de ejercer su labor de manera ineficiente.

El liderazgo es una elección, y conlleva una tremenda responsabilidad asumirlo de manera “adulta”, además que requiere que la persona que asuma el rol, este capacitada para ejercerlo con efectividad. Lo relevante de esto es que tal capacidad, no se adquiere “incorporando conocimiento”, sino viviendo la experiencia de una profunda transformación de SER, llegando a una madurez y un desarrollo personal destacados, “de adentro hacia afuera”, como lo expresaría Stephen Covey (1). Un líder tipo “ejecutivo nivel 5” (ver figura). Dicho esto, queda de manifiesto que no cualquier persona logra esta capacidad. De esta óptica se logra comprender con mayor precisión lo que vaticino ya hace décadas atrás, otro legendario del Management y Liderazgo, Peter Drucker, que el verdadero líder efectivo, será el perfil profesional con mayor demanda de la primera mitad del siglo XXI, y lamentablemente, también el de mayor escasez.

Ahondemos un poco en profundidad, en uno de los aspectos por los cuales se cultivan estos problemas. Cada ser humano, le da un significado diferente a cada una de las palabras que utiliza para comunicarse. Esto está científicamente comprobado y lo podemos comprobar nosotros mismos fácilmente en cualquiera de nuestras conversaciones cotidianas (que normalmente son muchas). implementación de software, Este fenómeno redunda en una posible interpretación diferente de un tema o concepto que hablan dos o más personas. Generalmente, debido a esto, si las personas involucradas no toman la precaución de corroborar la precisión de la interpretación en cuestión, dan por concluida la conversación afirmando que “quedó todo claro”, cuando después los resultados demuestran lo contrario.

Lamentablemente, en la cotidianeidad de las cosas, estamos acostumbrados a “comunicarnos superficialmente”, sin hacer el esfuerzo, asumiendo la responsabilidad, de comprender genuinamente a nuestro interlocutor, y responsabilizarnos mutuamente por los resultados y consecuencias de dicha conversación.

Lo resultante de esto, suele ser una coordinación y cohesión de acciones inefectivas.

Para alimentar nuestras incertidumbres, podemos expresar la satisfacción de la aparición de la emergente disciplina del COACHING. Esta disciplina, justamente tiene su pilar en el LENGUAJE, consecuentemente una de las muchas mejoras que aporta es la optimización de la coordinación de acciones. El Dr. Rafael Echeverría, una de las personas que más aportó a nivel global al desarrollo del coaching, expresa claramente, en su trabajo “La Empresa Emergente”, dos distinciones fundamentales al respecto:

  • Tendencia emergente de reemplazar el perfil del Gerente-Líder/Capataz (era Industrial) (2) por el Gerente-Líder/Coach (era del Conocimiento) (3).
  • Tendencia emergente de reemplazar el miedo, por la confianza, como emocionalidad predominante en el ámbito corporativo.

Lamentablemente, la realidad socio-económica global contemporánea, no colabora al desarrollo humano que deben poseer las personas que tienen que encarnar el rol de lo que nosotros llamamos, el verdadero líder efectivo. Una ilustración de esto se manifestó en una exposición de dos referentes internacionales del desarrollo organizacional y humano, Peter Senge y Fredy Kofman, que tuvo lugar en una ExpoManagement en Bs.As. donde el primero expresó: “… las corporaciones gastan millones de dólares en cursos donde un instructor expone y los asistentes les prestan poco y nada de atención, y además no logran internalizar y ejecutar lo aprendido… y no gastan USD 1.000 en un Coach que acompañe activa y cercanamente el proceso de aprendizaje y desarrollo del equipo, a la vez que canalice los desafíos y facilite el óptimo accionar de las personas …”

El mundo del software, es naturalmente complejo e impredecible, más aún las implementaciones de un ERP e implementación de software, ya que impactan a toda la organización, mezclando diferentes tipos de personalidades, perfiles profesionales, información y lenguajes de profesiones deferentes entre otras cosas. Esta realidad no hace más que sumar dificultades a la coyuntura de los proyectos, descrito en los párrafos anteriores. En este punto convergente, subyace el imponente y nada sencillo desafío para, según nuestra definición, el verdadero líder.

¿Tendrá la persona que está por encarnar el rol de líder de proyecto, las capacidades y hábitos, suficientemente internalizados para ejercer su labor con efectividad?
Nuestra humilde opinión es que si la respuesta a esta pregunta, es negativa, el proyecto tiene altas probabilidades de fracasar, en cualquiera de sus formas (tiempo, calidad, costo, etc.).

Para finalizar, queremos dejar nuestra conclusión e hipótesis sobre el tema tratado en este artículo. La principal variable en todo lo expuesto hasta el momento, como en casi todas las cosas en la vida, son las personas y la interacción y comunicación entre ellas. Dicho esto, no es necesario ser un “gran sabio” para tomar conciencia de lo complejo de lo debatido aquí. Por eso creemos necesario destacar que la presente exposición, no deja de ser nuestro mero punto de vista, y que el mismo, a diferencia del mundo de la informática, tiene el foco en algo que no es ni cero, ni uno, es 0.5, el FACTOR HUMANO.

Referencias

(1): “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva” – Stephen Covey.
(2): Búsqueda de productividad en optimización de movimientos y tiempos.
(3): Búsqueda de productividad en optimización de Capital Intelectual / Innovación / Creatividad.

Por Edmundo Ordenavia – Planexware S.A

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!

Share This