Durante los últimos años la tecnología de Internet de las Cosas ha sido objeto de una gran cantidad de investigaciones y de iniciativas impulsadas por organizaciones para experimentar las potencialidades de esta nueva herramienta. Esto condujo a la creación de muchos experimentos, ya sea impulsado por consorcios de investigación o de grandes industrias.

El entorno de Internet de las Cosas es un territorio complejo en el que la gran cantidad de integrantes (Stakeholders ) están vinculados a través de las diversificadas cadenas de valor, movilizando muchos recursos para proporcionar una definición ampliamente adoptada. Existen argumentos con respecto a lo que es o no debe ser considerado como parte de Internet de las Cosas, siendo sus límites muy diversos en diferentes partes del mundo.

Las características de la implantación empresarial de Internet de las Cosas han de tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Número de dispositivos: van desde algunos cientos hasta miles el número de dispositivos que se conectan en Internet de las Cosas.
  • Tecnologías: los dispositivos que se conectan a IoT no sólo son numerosos, sino también abarcan muchas tecnologías necesarias para la detección, la actuación, la comunicación, la gestión de capacidades, etc.
  • Expectativas: Internet de las Cosas está estrechamente unido a muchos conceptos inteligentes como, ciudades, transporte, energía, agricultura, etc., estando representado todos los sectores para aumentar la eficacia y la eficiencia mediante la inclusión de tecnologías TIC (Tecnologías de Información y Comunicación).
  • Las partes interesadas (Stakeholders): Internet de las Cosas reúne representantes de diversos sectores, en los que cada vez más se están interesando por la tecnología de IoT, aumentando el número de participantes.
  • Datos: Internet de las Cosas no sólo se basa en la detección y accionamiento de dispositivos que proporcionan medidas físicas tales como temperatura, humedad, luz, vibración, ubicación, movimiento, etc., sino también en la información relacionada con los perfiles de los usuarios y las preferencias, así como la información relacionada con el contexto local (tales como la programación de eventos en una ciudad), creando enormes cantidades de datos que han de ser gestionados.

Implantación de Internet de las Cosas

Para la implantación de Internet de las Cosas han de tenerse en cuenta varios aspectos, de los que se hace una distinción entre los técnicos y no técnicos, expuestos en la siguiente tabla.

Tabla 1

Tabla 1

Para cada sector hay que construir un entorno de negocios general, destacando las dependencias y respectivos posicionamientos de los integrantes de la red de organizaciones (proveedores, distribuidores, clientes, competidores, agencias gubernamentales y así sucesivamente), además, un entorno de negocios debe incluir factores externos tales como el marco regulatorio, que participa en la entrega de un producto o servicio específico a través de la competencia y la cooperación. La idea es que las decisiones de cada negocio del entorno de negocios, afectan y son afectadas por los otros, creando una relación en constante evolución en el que cada empresa debe ser flexible y adaptable.

Cinco factores que caracterizan la implementación de internet de las cosas

Para caracterizar la implementación de IoT se tienen en cuenta los cinco factores que se exponen a continuación.

Tecnología

Internet de las Cosas requiere despliegues tecnológicos que van desde la capa física a las aplicaciones. Este factor tiene como objetivo la caracterización de la infraestructura, los servicios implementados, y las métricas relacionadas con los datos, además, el uso de tecnologías interoperables y estandarizadas son un factor clave para el éxito. Los objetivos tecnológicos han de tener en cuenta los siguientes puntos:

Medir el nivel de desarrollo tecnológico de Internet de las Cosas
Proporcionar las métricas que identifican las mejores prácticas de los despliegues de IoT.

A medida que se amplían el conjunto de tecnologías relacionadas con IoT, hace que sea conveniente la categorización de las áreas tecnológicas, las cuales se dividen en los siguientes cuatro apartados:

Los servicios de IoT y aplicaciones

La utilización de la infraestructura de IoT con el fin de mejorar la eficacia y eficiencia del funcionamiento de los servicios.

La Infraestructura de IoT

El hardware y la infraestructura de software que se implantan se hacen con el fin de apoyar los servicios y aplicaciones de IoT.

Los Datos de IoT

Es la información generada por la infraestructura de IoT y que se procesa posteriormente por los servicios y aplicaciones.

La Estandarización

De esta forma se disminuyen las barreras de interoperabilidad.

Economía

En la economía se incluyen todas las métricas de ingresos y gastos relacionados con las implementaciones de Internet de las Cosas, siendo los aspectos económicos y financieros de suma importancia en el contexto de IoT. La implementación de IoT tiene varios aspectos:

  1. La gran cantidad de partes interesadas (Stakeholders) y las múltiples dimensiones de la implementación de IoT complican la proporción de los costos y la creación de valor.
  2. La implementación en ciudades no sólo puede ser problemática en relación con el costo de la inversión en infraestructura, o con el despliegue de dispositivos, sino también con los costos de mantenimiento y explotación.
  3. La gestión del riesgo debido a la incertidumbre que hay con la introducción de una tecnología novedosa.
  4. El control y acceso de los datos adquiridos es un tema importante ya que es necesario tener en cuenta los datos privados y públicos.

Entorno Social

Los aspectos sociales juegan un papel importante en las implementaciones de Internet de las Cosas debido a que en muchos casos, el enlace social y los aspectos medioambientales son un objetivo en sí de la implementación de IoT. Los aspectos ambientales también tienen en cuenta los efectos negativos de la implementación, por ejemplo, en el consumo de energía, la producción de residuos, etc. Hoy en día las cada vez mayores preocupaciones sobre el medio ambiente tienen en cuenta el ciclo de vida de los productos desde el inicio hasta su destrucción y reciclaje.

Regulaciones Legales

Las implementaciones de Internet de las Cosas mezclan muchas tecnologías, y los participantes involucrados en IoT, incluidos los ciudadanos como principales usuarios y beneficiarios, deben de cumplir unos requisitos legales para el buen funcionamiento de la implantación, incluyendo la protección de los consumidores, la salud y la seguridad, etc.

Factores Humanos

Las cuestiones éticas, en su mayoría relacionadas con la privacidad de los datos son una de la principales preocupaciones cuando se implementa Internet de las Cosas. Más allá de la protección de los usuarios, es importante hacer una evaluación de los posibles problemas relacionados con la aceptación general de los usuarios, respecto de la implantación de Internet de las Cosas. Por otro lado, la satisfacción positiva de los usuarios puede dar lugar a un bucle de innovación positiva, donde posiblemente se creen nuevos usos y utilidades.

En la siguiente tabla se expone un resumen de los factores de caracterización de la implantación de Internet de las Cosas.

Tabla 2

Tabla 2

Fuente: Estudio de la implantación de Internet de las Cosas, en las redes Logísticas de la Cadena de Suministro, Universitat Politécnica de Valencia, Antonio Alandí Pajares.

Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoERP.com

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!