Un estudio de IDC encargado por IFS y realizado en Estados Unidos, India y algunos países europeos, como Reino Unido, Alemania y Francia, concluye que los proveedores de sistemas ERP deben mejorar el software para poder atender bien a las demandas de los usuarios en términos de productividad y agilidad del negocio.

“El estudio demuestra que en IFS sabemos desde hace varios años que la capacidad de uso y la agilidad son fundamentales para las empresas en términos de productividad, y debido a esto, IFS continuará centrándose en la capacidad de uso y la experiencia del usuario, dado que éstas serán áreas de importancia clave en el futuro”, afirma Dan Matthews, director técnico de IFS.

El estudio constata que la capacidad de uso y la flexibilidad son puntos importantes a tener en cuenta cuando se evalúa el software de gestión. Además, deja constancia de que sólo menos de una tercera parte (29%) considera que sus aplicaciones de negocios son intuitivas y fáciles de usar, que más de la mitad (60%) afirma que algunas tareas son una pérdida de tiempo cuando utilizan las aplicaciones de negocio, que un 82% de los encuestados cree que será necesario modificar su ERP para hacer frente a los cambios de negocio; y que un 44% piensa que las aplicaciones de negocio tienen un impacto negativo en la agilidad de la organización.

Anders Elbak, director de Estudios en IDC, comenta que, “el estudio prueba claramente que aunque son esenciales para el funcionamiento de la empresa, es probable que las aplicaciones de negocio obstaculicen la productividad si carecen de interfaces de usuario intuitivas, sobre todo si presentan dificultades para navegar y una funcionalidad de búsqueda que resulte insuficiente”.

Share This