En el ambiente competitivo de los negocios globales de hoy, todas las empresas trabajan en el análisis de alternativas y en la creación de una estrategia de negocio que les otorgue una ventaja competitiva. Sin embargo, una vez definida la estrategia, nueve de diez organizaciones fracasan en su implementación.

Los sistemas que existen para la optimización del desempeño empresarial son una importante herramienta para el éxito de las empresas. En la medida en que las corporaciones tienen la ventaja, y por qué no la desventaja a veces, de contar con cantidades cada vez mayores de datos que cambian rápidamente, la toma de decisiones limitada a la dirección de la compañía, ha dejado de ser una opción viable.

Esto puede llevar a que la estrategia esté desconectada de las operaciones, a que las decisiones se tomen sin contexto, y a una falta de coordinación a través de la organización y en todo el ecosistema del negocio.

Es importante considerar entonces cómo estas herramientas pueden ayudarnos a cambiar nuestras empresas fundamentalmente, y una buena estrategia, implementada efectivamente, puede proporcionarnos una ventaja competitiva sustentable a la que todos aspiramos llegar.

En la medida en que la tecnología continuó su avance, muchas empresas empezaron a desplegar lo que llamaríamos ahora sistemas de Business Intelligence, BI. Hoy, cuando decimos “Business Intelligence”, por lo general no nos referimos a ningún producto específico, sino a un rango amplio de aplicaciones, tecnologías y metodologías que apoyan el acceso de un usuario a la información y al análisis de la misma para tomar decisiones y gestionar el desempeño.

Todo comienza con los datos…

Pero antes de que podamos utilizar los sistemas de optimización del desempeño empresarial para alinear la ejecución con la estrategia, debemos comenzar con datos confiables y precisos. En los últimos tiempos, las empresas han reconocido la importancia de los datos precisos, y han dedicado un considerable esfuerzo para prestarle atención a ese aspecto.

¡Hacia soluciones flexibles que apoyan a todos los usuarios!

Décadas atrás, las herramientas para el apoyo de las decisiones corporativas se conocían como “Sistemas ejecutivos de información”, y estaban encaminados específicamente a las necesidades de los ejecutivos de más alto rango. Aunque dichos sistemas eran de las mejores prácticas entonces, resultaban muy complejos y utilizaban equipos de empleados altamente entrenados en aspectos técnicos, quienes estaban ahí para producir reportes en el formato que los ejecutivos de alto rango solicitaran.

Si bien en la actualidad los líderes de las empresas continúan siendo usuarios importantes de las herramientas que promueven la optimización del desempeño empresarial, ellos ya no son los únicos usuarios.

La mayoría de nosotros hemos entendido desde hace algún tiempo que las habilidades requeridas de los trabajadores de hoy difieren en gran medida de las que se requerían en generaciones anteriores. Les decimos a nuestros hijos que continúen estudiando y que trabajen para aumentar nuestras habilidades personales a través de estudios y capacitación constantes. Ciertamente, los requisitos para los empleos han cambiado durante los últimos cuarenta años con el auge de la automatización y de las tecnologías de la información (TI), y hay poca demanda para las tareas rutinarias y manuales.

El acceso a la información está cambiando la naturaleza de nuestro trabajo.

En este aspecto, cuando se descentraliza la toma de decisiones, la responsabilidad se traslada a un gran número de individuos en la organización, y es importante que todas las decisiones sean coherentes y estén alineadas con la estrategia global. Entre los beneficios de la descentralización, encontramos la:

  • Estimulación, motivación y creatividad;
  • Posibilidad de que muchas mentes trabajen simultáneamente en el mismo problema;
  • La flexibilidad y la individualización.

Considerando el entorno actual, hacer realidad la estrategia mediante el despliegue efectivo de sistemas de optimización del desempeño empresarial ha dejado de ser una capacidad que “sería bueno tener”. En un nivel básico, estos sistemas son ahora un requisito para la supervivencia. Dichas capacidades también hacen posible la transparencia y la identificación (y prevención) de los riesgos, que son componentes cada vez más importantes de los negocios exitosos en la era moderna.

Las empresas inteligentes están adoptando cada vez más los sistemas de optimización del desempeño empresarial, que las ayudarán a lograr una posición competitiva privilegiada. Como sabemos, la información es poder, y si usted tiene una ventaja en la información, podrá lograr una ventaja en el mercado…

Por División Consultoría Evaluando Software.

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!