Los responsables del negocio suelen saber mucho acerca del mismo y asumen que ese conocimiento los habilita a abordar todos los ángulos. Sin embargo, a lo largo del artículo mencionaremos los errores en el proceso de incorporar un ERP

En el proceso de crecimiento de una industria -sea cual fuere- la tecnología ha tomado un papel preponderante, escenario que para algunos aun es discutible pero que para los que estamos inmersos en el tema es una cuestión superada hace décadas. En un estudio realizado a los responsables de las empresas, los mismos han respondido a las siguientes preguntas:

  • ¿Se definió que software incorporar?
  • ¿Saben los responsables lo que necesitan realmente?
  • ¿Conocen las alternativas más eficientes para su negocio?
  • ¿Tienen definidos sus procesos?
  • ¿Actualizaron los procedimientos de calidad? ¿Los tuvieron alguna vez?

Es muy probable que todas estas preguntas tengan una sola respuesta: No

Normalmente nos encontramos con industrias que fueron desarrollando su negocio por expertos en el rubro, hábiles negociadores, pero que han descuidado todos los otros aspectos y áreas como son la administración, contabilidad, finanzas, control de stocks, logística, control interno, etc. Como consecuencia, no pueden establecer con certeza sus costos, no pueden planificar sus inversiones, ni calcular su cash flow, sin dejar de mencionar las multas que suelen pagar por presentaciones ante los organismos de control, o bien por presentaciones tardías o deficientes. Ante este panorama caótico pero rentable, la decisión de las empresas suele ser incorporar un software “así podremos ordenarnos…”.

Dos errores en el proceso de incorporar un ERP

Este constituye el error Nro. 1: En realidad la decisión debería ser pensada al revés, “ordenemos nuestra compañía” y luego “incorporemos una herramienta de ayuda en la gestión y de control de nuestros procesos”.

La realidad es que ante la falta de respuestas a las preguntas (que apenas son algunas de las efectuadas), se sale a la búsqueda de un software. Es allí donde comienza el camino de encontrar la herramienta salvadora que se ajuste perfectamente al negocio y no deje pregunta sin responder. Es importante saber hasta dónde la empresa está preparada para implementar un ERP.

Si se asume esto como real, vamos por encontrar al error Nro 2: No existe en el mercado una herramienta que cubra al 100% todas las necesidades desde el “estándar”. Conocer esta realidad hará mas fácil la implementación de la misma. No obstante hay procedimientos para evaluar los ERP como puede leerse en Cómo analizar el ERP de un proveedor

Por Cdra. Ana Karina Gaude

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!