El Software como Servicio (SaaS del inglés Software as a Service), un modelo de entrega de aplicaciones a los clientes a través de Internet, ha alcanzado hoy un punto de inflexión y está listo para despegar. La consultora Gartner predijo que, en 2010, alrededor del 30 por ciento de las nuevas compras de licencia serían en forma de SaaS. ¿Se habrá cumplido la predicción de la consultora? No es importante pues el modelo va ganando terreno.

¿Por qué ERP en el modelo SaaS?

Este artículo contiene los conceptos más destacados del modelo en el que un ERP se entrega como un servicio.

Pagar por lo que se usa

En primer lugar el modelo SaaS ofrece el “derecho” a usar una cierta funcionalidad. El 80% de los usuarios de un ERP utilizan menos del 80% de la funcionalidad que el software brinda. En segundo lugar, con SaaS, hay menos cultura de grandes descuentos muy común en el modelo tradicional de licencias. Dado que se paga por lo que se usa, no hay una “pulsión” a comprar más de lo que se necesita.

Las implementaciones son más rápidas

Una de las razones para la rápida puesta en marcha se debe a que las organizaciones no tienen que preocuparse con la instalación de la infraestructura. Todas las implementaciones SaaS son puramente plataforma – independiente. La configuración de datos de la aplicación se produce a menudo a través de un navegador

Integración simplificada de aplicaciones

Construida sobre estándares abiertos y estándares de servicios Web, la integración de aplicaciones entre productos SaaS es considerablemente más fácil que la integración de aplicaciones residentes que provienen de diferentes proveedores. Un ejemplo puede apreciarse con aplicaciones Google Apps.

Reducción de inversión en infraestructura

La adquisición de software, tradicionalmente, ha producido la necesidad de nueva infraestructura (hardware, middleware, redes, etc) para activarlo. Es decir, inmovilización de capital de trabajo. A través de un modelo SaaS, esta inmovilización no es necesaria. El proveedor del servicio se ocupa de hacerlo y es su responsabilidad poseer la tecnología necesaria para disponibilizar la aplicación.

Reducción de las necesidades de gestión operativa

SaaS puede ser una bendición para las empresas con limitaciones que no tienen recursos tales como los administradores de base de datos, para implementar una aplicación on-premise.

Reducción de los costes de actualización.

El modelo SaaS reduce considerablemente el costo de la actualización desde una versión del software a otro en comparación con los costos que se producen si el cambio de versiones fuera en el servidor del cliente. Dado que el modelo es una arquitectura multi-tenant, el costo de todo el software, la infraestructura y la experiencia es compartida por un gran número de clientes.

Menores costos de migración

Dicen que el modelo SaaS da al cliente la libertad de hacer fácil el cambio de proveedor de soluciones de una a otra. Esta libertad de cambiar fácilmente de proveedor, funciona como un motivador para introducir mejores características y que garantiza un rendimiento óptimo. No estamos seguros que sea tan fácil migrar archivos, tablas y datos históricos que muchas veces no existen en forma real sino que son relaciones que se crean de manera virtual. Sin embargo, muchos clientes que han invertido una cantidad considerable de dinero en la implementación, integración, personalización, pruebas, capacitación, mantenimiento y actualizaciones, a veces cinco a siete veces la cantidad de dinero gastado en licencias, se encuentran maniatados a la hora de querer cambiar de proveedor. Los clientes dicen del proveedor “es un mal necesario”.

Mayor accesibilidad y productividad

Las aplicaciones Web alojadas (hosteadas) dan la libertad para acceder a la información desde cualquier parte del mundo con solo teclear en un navegador.

Por División consultoría de Evaluando Software.

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!