El ERP (Enterprise Resources Planning) es un sistema integrado de gestión empresarial. Su implementación se hace imprescindible en distintos tipos de organizaciones, con el fin de cumplir con los requerimientos de las diversas áreas. Su misión es controlar y planificar las diferentes operaciones.

Si bien el sistema una vez implementado provoca grandes beneficios, es importante conocer cuál es el adecuado para cada empresa. Es por eso que es preciso tener en cuenta algunos factores para saber con cuál avanzar.

Uno de los factores importantes es el relevamiento y elección de los proveedores, de acuerdo con las ofertas del mercado y los procesos y necesidades de la organización. Para esto es recomendable buscar referencias del funcionamiento de ese mismo software ERP en otras empresas del mismo rubro.

Descargue el documento “Niveles de Valoración para la selección de un ERP”

Por otra parte, también es necesario hacer un análisis y mapeo de los principales procesos de la empresa para identificar fallas y permitir que sean corregidas y, además, tener un mapa que permita saber si el sistema adoptado se adapta a los procesos mapeados. A su vez, es esencial planificar la implantación del sistema, una vez elegido el adecuado. Para esto, lo ideal es seleccionar una buena consultora que se haga cargo de esta implantación, que de cuenta del sus referencias y de los casos de éxito previos con este tipo de sistema ERP.

Para muchas empresas es fundamental incorporar un sistema que no sea muy caro, pero esto suele traer problemas a futuro. El criterio para elegir un sistema ERP no debe estar basado solo en el precio, sino también en la garantía de funcionamiento eficaz y adecuado a las necesidades de la empresa desde el primer momento de selección, hasta la posterior de implantación y funcionamiento del mismo.

Otro factor a discernir es el “tamaño” del ERP. Para eso es decisivo tener bien claras y definidas las acciones estratégicas de la empresa y la previsión de crecimiento de la misma a corto, mediano y largo plazo. Si la empresa planea un gran crecimiento, lo mejor es que elija un sistema que acompañe dicha expansión y que no demande mayores inversiones a futuro.

En el momento de la implantación del software ERP, lo mejor es que todas las áreas afectadas estén informadas y que todos los responsables tomen contacto con el nuevo sistema. Este nuevo sistema ERP generará cambios, y este impacto tendrá que asimilarse con el entrenamiento del personal que necesita aprender al respecto. Este punto es fundamental para que la empresa no reste productividad y se pueda trabajar de forma organizada en la ejecución del software.

Conozca que software es apto para su empresa utilizando el centro de evaluación

Por Damián Szulman,
Director de Crystalis Consulting, www.crystalisconsulting.com

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!