¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

¿Cuáles son las responsabilidades principales de un ERP? ¿Qué es El valor de un ERP? ¿Qué recursos fundamentales tiene que administrar y cómo se proyecta la evolución de dichos recursos?
En este artículo abordaremos un análisis de cuál es el verdadero El valor de un ERP le aporta a una organización, y cuáles son sus posibles desafíos futuros. Para ser fiel a nuestra mirada, lo haremos poniendo énfasis en el Factor Humano, siendo nuestro mero objetivo, despertar la conciencia y la reflexión.

Premisa básica:

Un sistema ERP tiene como objetivo principal, planificar los recursos de la organización.
Podría surgir la siguiente pregunta entonces: ¿Cuáles son los recursos que hay que planificar?

Observando a una Organización como un sistema tripartito (ver figura), sin incluir de manera directa en este análisis a proveedores, socios y clientes, nuestra respuesta a la pregunta es que los recursos a organizar son los siguientes tres:

  • Personas
  • Sistemas (con sus correspondientes sub-sistemas y toda la información que hay en ellos)
  • Herramientas Físicas-Electrónicas para cohesionar y optimizar estas tres partes esenciales. (Tecnologías de información en general. Por ejemplo un ERP).

Consideramos relevante NO omitir, que este sistema/modelo de Organización trino, abordándolo desde una perspectiva sistémica, no deja de ser “un TODO” estrechamente interrelacionado entre sus tres componentes, que a su vez interactúa en mercados e industrias, con otras Organizaciones (otros “TODOS”), formando un TODO/Sistema más grande. Pero el enfoque para este artículo, se limitará solamente a 1 Organización (un solo TODO).

Desafíos y posibles abordajes

Continuando con nuestro modelo de Organización tripartita, nombraremos algunos de los desafíos y posibles abordajes para la resolución, de cada una de sus partes:

Sistemas/Sub-Sistemas/Información

No es novedad que la información digital está creciendo exponencialmente en el mundo entero. Algo que refleja claramente esta idea es que el conocimiento registrado que se generó en los últimos 50 años en todo el planeta, es mayor al que se había generado hasta mediado del siglo pasado desde principios de la humanidad. Pero en realidad, lo que queremos destacar es que estos fenómenos, no hacen más que proyectarnos los escenarios futuros resultantes.

El mundo está pasando por un proceso altamente creativo, se crean “nuevas realidades” todos los días, que cambian las reglas y la dirección de los negocios, generando mayor cantidad de información nueva todos los días. El valor de un ERP.

Observando que hay una creciente tendencia a que la información de El valor de un ERP, sea “comprada” a los especialistas en cada tema en particular (la consultoría es un ejemplo de esto), parece ser entonces que la clave pasará por saber, en cada momento dado, para las necesidades particulares del caso, “dónde” ir a buscar la información pertinente, así como la manera más rápida de hacerlo, y también al menor costo posible. Y por último cómo usarla de la mejor manera para optimizar los resultados todo lo que se pueda.

Herramientas Físicas-Electrónicas

Teniendo en cuenta lo descrito en el párrafo anterior, hay que ser conscientes de que esa gran cantidad de información que se genera (y que cambia constantemente), es resguardada y administrada por nuestros Sistemas de Información, los cuales no hacen más que modelar la realidad que se manifiesta en la interacción, interrelación y coordinación entre los tres componentes de nuestro modelo organizacional.

Los sistemas ERP, como soporte principal, deberían ir evolucionando junto al desarrollo particular de las distintas partes del modelo, sin perder la mirada sistémica del “TODO”, armonizando todo el accionar y flujo de trabajo, con los otros dos componentes del mismo TODO (Personas y los Sistemas/Sub-Sistemas/Información). En rigor, el fin último de El valor de un ERP, es optimizar y automatizar la gran mayoría de las operaciones (sobre todo las recurrentes) de la empresa, además de resguardar toda esa información que se genera como consecuencia de dichas operaciones.

Personas

Por último, pero no por eso menos importante sino todo lo contrario, nos encontramos nosotros, las personas, que tenemos que cohesionar y orquestar todos los componentes, con sus respectivos desafíos. Consideremos la definición de modelos mentales que da Oscar Ansorena, experto en coaching y formación ejecutiva, en su trabajo publicado “Maestría Personal”:

Modelos Mentales:

“Llamamos modelos mentales al conjunto de opiniones, teorías personales, valores, paradigmas, distinciones y creencias que utilizamos para percibir, analizar e interpretar todo tipo de fenómenos y circunstancias de nuestra vida. Estos modelos mentales ejercen una influencia determinante sobre nuestro modo de observar y comprender el mundo, y nuestra manera de situarnos y de actuar en el mismo”(1)

Desde nuestra lectura vista desde la competitividad, los Modelos Mentales que predominen en las organizaciones del futuro, serán las variables de diferenciación clave. Para que las personas nos adaptemos en armonía, sin perder eficiencia y efectividad en nuestros “quehaceres”, con el constante cambio de los otros dos componentes (Herramientas Físicas y Sistemas/Sub-Sistemas/Información), necesariamente tendremos que ir adaptando nuestros modelos mentales, a las realidades cambiantes.

El desafío, creemos, pasará por desarrollar modelos mentales, hábiles en gestionar de manera efectiva y eficiente grandes volúmenes de información.

Una de las claves para lograr esto es mejorar la comunicación para hacerla más efectiva, y optimizar así la sinergia y el trabajo en equipo. Aquí se puede observar porque son tan efectivas y necesarias las intervenciones de Coaching en las organizaciones, ya que logra que las personas cambien el observador (su modelo mental) que están siendo en un momento dado, respecto a la realidad que los rodea, “redefiniendo” o “reajustando” sus modelos mentales.

Cerrando, integrando y sintetizando la idea

A continuación resumimos nuestros postulados en 4 ítems:

1 – La Organización, vista desde un enfoque sistémico, es un TODO con 3 grandes tipos de componentes:

  • Personas
  • Sistemas/Sub-Sistemas/Información.
  • Herramientas Físicas-Electrónicas.

2 – La realidad en el mundo de los negocios, es cada vez más compleja y dinámica, además de manejar cada vez mayor volumen de información.

3 – La información en sí (por sí sola), esá perdiendo valor si se la compara con la capacidad para:

  • Distinguir el momento oportuno para hacerse de ella, así como el “¿Cómo?”.
  • Al menor costo y en el menor tiempo posible.
  • Conocer la manera óptima de aplicarla/utilizarla para lograr el objetivo en cuestión.

4 – Para poder adaptarse a este nuevo paradigma de cómo explotar la información de manera óptima, las personas tendrán que adaptar sus modelos mentales. Recordemos que las personas son el componente más complejo y difícil de cambiar/adaptar, considerando esto desde un enfoque sistémico.

Para finalizar, nuestra conclusión final es que El valor de un ERP que no logre “interpretar” y gestionar todas estas variables de manera eficiente y efectiva, desde su “esencia lógica visceral”, con pericia y claridad, a nuestro juicio, perderá efectividad y eficiencia como herramienta principal de la Organización como un TODO. Si esto sucede, el sistema de El valor de un ERP disminuirá considerablemente su verdadera esencia y valor.

Por Edmundo Ordenavia

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!

Share This