Este artículo comienza con algo que debe quedar claro desde el inicio: una implementación de ERP no es una iniciativa de sistemas. Cuando una organización considera esto, es decir, que todas las tareas son del departamento de tecnología, desde la selección de software de aplicación hasta la comunicación interna, está trazando el camino hacia el fracaso del proyecto ERP.

Claro, el sistema podría ponerse en marcha. Y el personal realmente podría utilizarlo para realizar algunas funciones básicas. Pero probablemente nunca proporcionará los verdaderos beneficios que podría tener y debe tener. Y eso, amigos lectores, es el fracaso del ERP. Así de simple.

No hay argumento, ni debe haberlo,  que justifique que el departamento de TI juega un papel integral en las implementaciones de ERP. Estos son los hombres y mujeres que son “los amos” de la parte técnica del sistema como el manejo de configuración, personalización y todas las otras cosas complicadas sin las cuáles el sistema no puede funcionar.

Pero un equipo de sistemas, talentoso y conocedor como son, por lo general no son los expertos operacionales que necesitan para conducir un proyecto de ERP. Hablando en términos generales, que no suelen tener la amplia y abarcadora visión del negocio que un director de operaciones tiene. Además, no suelen tener la autoridad para tomar las centenares de decisiones de alto nivel sobre la gestión de procesos de negocio, sobre la normalización, sobre la racionalización. Todas determinaciones que deben tomarse a fin de obtener el ROI de una solución de software empresarial.

¿Cómo utilizar las habilidades del departamento de TI en una implementación ERP?

A continuación se muestra una lista parcial, destacando algunas áreas en las que el departamento de sistemas podría ser capaz de proporcionar una inestimable ayuda.

  1. Participar en la selección de software ERP, incluyendo la revisión de la gestión de procesos de negocio y la documentación anteproyecto.
  2. Trabajar con un experto de terceros para mapear los procesos de negocios, comparando “cómo deben ser” versus “cómo son” en el software para determinar áreas de personalización.
  3. Ayudar a determinar lo que la organización va a hacer sobre las brechas entre sus necesidades y las capacidades del sistema.
  4. Trabajar con un experto de terceros para implementar y probar el sistema elegido.
  5. Crear de un plan para determinar cómo la organización se encargará de los problemas de los usuarios y del sistema después del corte y cambio.
  6. Participar en la determinación de un enfoque de eliminación gradual del sistema existente.
  7. Evaluar la contratación de un tercero para determinar una estrategia de capacitación, materiales, etc.

Por supuesto, cada organización funciona de manera diferente, tiene en sus filas diferentes personas, con distintas habilidades. Algunos miembros del personal de TI son genios en las operaciones. Y otros no saben qué es un sistema ERP.

Aunque los profesionales de sistemas probablemente sean expertos funcionales, ellos jamás deben estar a cargo del proyecto. Ese es un trabajo para el nivel ejecutivo, y pretender otra cosa es perjudicar a los talentos del departamento de TI y al futuro de la empresa.

Fuente: Panorama Consulting, The Real Role of the IT Department in an ERP Implementation
Traducido y adaptado por la división consutloría de EvaluandoERP.com

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!