La Arquitectura orientada a Servicios (SOA), los servicios Web y el cómputo en la nube son términos comunes en los departamentos de Tecnología de la Información. Sin embargo, a menudo son usados indistintamente y por consecuencia son confundidos.

Una falsa creencia acerca del SOA y los servicios Web en particular, es la idea de que usando este enfoque arquitectónico se expone en cierta manera la información del negocio y sus procesos por su naturaleza “abierta”. Esto lleva, y con justa razón, al escepticismo respecto a si esto es adecuado para algunos negocios. La realidad es que el uso de un SOA puro permite a una organización exponer sus procesos de negocio, pero únicamente con los socios que elija, a través de servicios Web de una manera segura y controlada.

En lugar de conexiones de cableado a la medida y desarrollos complicados, la arquitectura SOA se basa en aquellas en las que recursos heterogéneos de TI se pueden integrar fácilmente, sin necesidad de una compleja personalización; se montan y se desmontan sin problema.

Utilizar SOA para extender el sistema ERP (Enterprise Resource Planning) ya no es raro, pero sí lo son los ERP desarrollados para utilizar un SOA desde su base. En este escenario cada proceso de negocio y etapa de una transacción se puede ampliar o estar disponible a través de orientación de servicios, mientras que se mantiene la seguridad y la protección de datos. Pero lo más importante de un sistema ERP basado en SOA es que permite a las empresas manipular el sistema para adaptarlo a sus requerimientos, sin un código personalizado. Esto significa que los usuarios pueden responder rápidamente a las cambiantes necesidades empresariales, sin tener que modificar los procesos básicos para dar una mayor agilidad al negocio. Así, el sistema se adapta a las oscilaciones de los mercados, llevando mejoras a la eficiencia de las operaciones mientras el negocio crece.

SOA en práctica

Por muchos años, los sistemas ERP han continuado redefiniendo prácticas como la fabricación Just-in-Time (Justo a Tiempo) y el inventario administrado por el proveedor a fin de racionalizar el flujo de bienes y por ende, reducir costos. Sin embargo, hasta la relativamente reciente llegada del procesamiento de los documentos XML y la habilidad de transportar los documentos por internet, el flujo de información entre sistemas ha estado envuelto en el complejo escenario del Intercambio de Información Electrónica (EDI), que ha cambiado poco desde los años 70.

Aún con el uso de XML para simplificar el formato de documentos EDI, su paradigma es que los sistemas se encuentran vagamente conectados a través de una interfaz basada en documentos. Cuando un cliente pide una cotización o desea realizar un pedido a través de su sistema de manufactura, ellos deben enviar el documento en un formato que contiene la información estructurada para la transacción. Cuando el documento es recibido a través de Internet, un adaptador (un componente de software de integración) analiza el documento, extrae la información e interactúa con el sistema del negocio para realizar la función necesaria. Así, se genera una respuesta y es entregada de nuevo a través de Internet al cliente. La interfaz EDI es propensa a errores y complejidad debido a posibles problemas con la entrega de documentos cuando su formato cambia o no son consistentes los datos.

Los sistemas que soportan el servicio Web, por otro lado, pueden ser fácilmente conectados por medio de SOA para apoyar la interacción directa con la lógica del negocio. La arquitectura expone, y hace visible a otras aplicaciones, las herramientas y las capacidades dentro de la cadena de suministro de la compañía. La arquitectura SOA permite a áreas funcionales del sistema de manufactura estar disponibles para otros sistemas autorizados. Utilizando el sistema Web, las funciones de facturación de una compañía pueden publicarse directamente para los sistemas de compra de los clientes, permitiendo un acceso directo a la información y reglas de negocio que generan una cotización. Esencialmente, su sistema informático y su sistema cliente funcionan como un solo sistema a través de SOA.

Es tiempo de comenzar

Éste es un sencillo ejemplo cómo un ERP basado en SOA puede hacer la diferencia, pero un EDI es un área importante que aún enfrenta desafíos para muchos fabricantes y sus cadenas de suministro. Dar la bienvenida al SOA tendrá un impacto positivo en su negocio y podrá mejorar su eficiencia. Si usted aún no experimenta esto, conozca los beneficios y anímese a hacer a un lado a su competencia.

Nota de la Redacción: acceda al Glosario de términos con un resumen de los principales términos utilizados en tecnología.

Por Gunther Barajas,
Director Regional Comercial México y Base Instalada Latinoamérica para Epicor Software.

 
Share This
Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!