¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Seguramente, en el camino que hemos recorrido, nos hemos encontrado con diversas situaciones de intento de implementar un MRP (Planeamiento de Requerimiento de Materiales) con éxito. Pero hay situaciones donde la realidad y la complejidad de la operación de cada organización hacen que podamos describir tres tipos de escenarios:

  1. Empresas donde la operación los pasó por arriba y la crisis generada es tal que existe un batallón de personas involucradas en la planificación de los materiales necesarios para su producción, que presentan graves síntomas de frustración. Esto no es monopolio del personal operativo sino también del jerárquico, que termina concluyendo erróneamente que la inversión que hicieron en un software para gestionar la producción y logística no fue buena.
  2. Otros escenario son aquellas compañías que no llegaron a la situación de crisis de las agrupadas anteriormente, pero vislumbran que requieren organizarse mejor, pues las rentabilidades no son las esperadas y la competencia abrumadora los puede dejar fuera del mercado.
  3. Finalmente nos encontramos con organizaciones en las que sus directivos aún no tienen problemas en la planificación de los materiales ni en sus rentabilidades, pero saben que el nivel de crecimiento hará que esta situación indeseable llegue, con lo cual saben que requieren de un cambio para poder afrontar este desafío.

¿Es posible en un mercado cambiante, con el personal con que contamos y sin hacer grandes inversiones tener una pacífica gestión de los materiales?

Los directivos piensan y sueñan con un escenario ideal donde:

  • Logren reducir a la mínima expresión el nivel de faltantes y eliminar la excusa de no cumplir porque no tengo el material
  • Mejorar y reducir los atrasos en las entregas
  • Contar con personal motivado y que asuma mayores responsabilidades que las que asumen hoy
  • Incrementos en la productividad
  • Información precisa y on-line y mayor velocidad en la toma de decisiones
  • Monitoreo en el cumplimiento de objetivos.
  • Prevenir y no correr
  • Etc.

La intención de este artículo es contarles en las sucesivas entregas ¿cómo logramos pasar de cualquiera de los tres escenarios mencionados al inicio a uno como el que soñamos habitualmente en nuestras empresas?

La buena noticia es que esto es posible y lo hemos visto muchas veces en diversas organizaciones. Pero como todo lo bueno tiene un costo: el costo del cambio organizacional. No nos adelantemos. Por ahora veamos como fuimos haciendo estos cambios con éxito, con el personal de cada organización y con que herramientas lo fuimos logrando.

Por el Lic. Jorge Spizuoco,
Socio Gerente de VA Consulting www.vaconsulting.com.ar

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!

Share This