¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Los sistemas de producción industrial son los distintos métodos que utiliza una compañía para transformar una materia prima hasta convertirla en el producto final que se va a comercializar. Conocerlos es importante porque la empresa puede saber desde el primer momento cuál es la política que tendrá que seguir para alcanzar el éxito.

En este artículo se explica por qué las empresas optan por un sistema u otro y se va a realizar una descripción de cada uno de los cuatro más utilizados.

Sistemas de producción industrial

La elección de un determinado sistema depende de diversas variables que hay que considerar. El tipo de empresa, actividad, plantilla, el volumen de la producción o el nicho de mercado son las más importantes a nivel estructural, puesto que adoptar una opción u otra supone una inversión a medio plazo. Dependiendo del caso, un sistema de producción podrá ser cerrado, si tiene predeterminadas sus relaciones de causa-efecto, o abierto, si no las tiene.

En la mayoría de los casos, no existen varias formas de producir, sino que la compañía va a tener que decantarse por un determinado sistema desde el principio. Lo que sí se puede dar es que, por razones de cambio de tamaño, convenga pasar de un sistema concreto a otro, en especial en la industria productora de bienes de consumo.

Dependiendo del experto en la materia, se enumeran tres o cuatro sistemas de producción industrial.

Producción por trabajo o proyecto

La producción por trabajo se realiza después de recibir un pedido y es común en empresas que necesitan un uso intensivo de mano de obra y recursos, como es el caso de la industria de los astilleros. También algunas pequeñas empresas se rigen por esta forma de producción. Antes de que el comprador dé su conformidad, la empresa envía un informe con el costo total del encargo, materiales necesarios, planificación y las posibles incidencias que se pueden dar.

El principal inconveniente de este sistema radica en que la sostenibilidad de la compañía está sujeta a los pedidos y se requerirá de formas de contratación flexibles.

Producción por lotes

La producción por lotes prevé una utilización de mano de obra estándar y la salida al mercado de una cantidad limitada de productos con unas características homogéneas denominadas, genéricamente, lote. Esta forma de producir es propia de las empresas pequeñas o medianas, e incluso de antiguos artesanos que han dado el salto hacia la producción estandarizada. Es rentable en el caso de productos de un alto valor añadido porque, aunque funciona mediante moldes homogéneos, las cantidades que se producen son pequeñas.

Si bien es relativamente fácil la fabricación cuando se conocen las pautas, ofrece el problema de la coordinación de las distintas partes de la compañía porque, si falla una parte de la cadena, se malogra todo el proceso.

Producción en masa

La producción en masa: parte de la idea de que hay que producir mucho para poder vender barato. Por lo tanto, se consiguen cientos o miles de productos idénticos y se obtiene una rebaja en los costos de producción, tanto por la incorporación de nuevas tecnologías como por la racionalización de la actividad de la mano de obra. En consecuencia, la cadena de producción funciona durante un periodo de tiempo que, en principio, es indefinido, aunque se pueden establecer turnos de descanso cada día.

Este es el sistema de producción habitual en industrias como la automotriz o la de determinados bienes de consumo. Si una empresa de producción en masa amplía su mercado, es probable que tienda hacia la producción de flujo continuo para optimizar el uso de la maquinaria.

Producción de flujo continuo

La producción de flujo continuo es una evolución de la producción en masa, con la principal diferencia de que aquí la cadena de producción funciona ininterrumpidamente las 24 horas. El principal hándicap, más que en el proceso de producción, está en la posibilidad de conseguir salida comercial a los bienes. Por lo tanto, solo se opta por este método cuando se trata de industrias con una muy alta rotación de producto o cuando el perjuicio de detener la producción durante un turno sería claramente mayor que mantenerla.

Determinadas industrias como los altos hornos o las centrales térmicas tienen que funcionar mediante una producción de flujo continuo. También es posible mantener este ritmo en grandes compañías de otro tipo de bienes.

5 tips para seleccionar un sistema de producción

Muchas empresas se encuentran con el problema de seleccionar un sistema de producción, ya sea por primera vez o luego de sufrir uno o varios fracasos en el tema.

Para dar una idea de la magnitud del problema se diría que más del 70% han tenido experiencias negativas y tal vez un 20% más han tenido resultados mediocres.

Como todo lo relacionado con sistemas se presta para prometer cualquier cosa, en un título como programación de la producción se pueden englobar desde sistemas elementales hasta sistemas que contemplan todas las variante y tienen en cuenta el estado total de la situación de la producción, replanteando la situación completa en cada corrida. Vamos a plantear a continuación 5 pasos a seguir y algunos criterios a tener en cuenta para encarar la selección de un sistema:

  1. Plantear qué se quiere resolver con la implementación del sistema
  2. Establecer un presupuesto de inversión
  3. Seleccionar los posibles proveedores
  4. Aprovechar las demostraciones
  5. Características del sistema

¿Como se puede evaluar si un sistema de producción es completo y de avanzada?

Damos como referencia una lista de temas de avanzada que estos sistemas deben manejar, cuanto más de estos temas estén disponibles mas completos se pueden considerar el sistema de producción, aunque su empresa no necesite alguno de ellos hoy, los puede necesitar en el futuro:

  • Reprogramaciones sin límite y realización de simulaciones de la corrida de programación;
  • El proceso de programación no interrumpe el uso del sistema de producción por los usuarios.
  • Manejo de Terceros con emisión de órdenes de compra, control de ingreso y devoluciones, control de stock y lote en el tercero, control de su facturación.
  • Manejo de Segundo rechazo en línea, con control del débito y pago a proveedores.
  • Programación con emisión automática de Órdenes de fabricación, Requisiciones de compra y Órdenes de entrega, con sus fechas y emisión de alertas por las dificultades para la realización del programa planteado.
  • Manejo de Ordenes de Compra Abiertas y Cerradas, preparadas por inflación.
  • Manejo de “Fórmula y Rutas Alternativas”
  • Ciclo de Recuperación de Materiales por “desarme de productos o conjuntos rechazados”
  • “Alertas automáticos” con avisos para prevención de emergencias de producción.
  • Comunicación directa por Internet con proveedores estratégicos, con envío de Alertas automáticos.
  • Cálculo de Costo Estándar y Real, con resolución de la matriz de costos de los centros indirectos sobre los directo; con realización de Simulación de costos.
  • Importación de materiales con cálculo de la matriz de costos y simulaciones.
  • Trazabilidad “end to end”, si bien parece que alcanza con el control por Lote, el tema es mucho más complejo y muchos sistemas no lo tiene resuelto.
  • Workflow de aprobación ampliamente parametrizable con la posibilidad de ser incorporado en todos los puntos de control necesarios.
Fuente: ControlGroup.es.

Adaptado por la División consultoría de EvaluandoERP.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!

Share This