¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Blockchain es la herramienta que nació en 2008 ligada al bitcoin, pero es mucho más que eso. Al margen del potencial de esta moneda digital, cada vez más grandes empresas se interesan por el encadenamiento de bloques, un sistema que puede ahorrar procesos y costos a sectores tan distintos como aseguradoras, telecomunicaciones o Administraciones Públicas.

¿Cómo podría un despacho de abogados establecer un sistema automático para resolver conflictos en las transacciones online?¿Y qué debería hacer un Ayuntamiento para asegurarse de que los ciudadanos puedan participar en encuestas públicas y comprobar en tiempo real que su voto ha sido correctamente computado? ¿Y una gran empresa de telecomunicaciones para denunciar las noticias falsas en la Red? Telefónica de España desafió a 28 personas distribuidas en siete grupos han trataron de resolver estos y otros retos. Todas estas preguntas tienen una única respuesta: blockchain, la tecnología también conocida como encadenamiento de bloques.

Blockchain es fundamental no solo para el futuro de la banca, sino de otras muchas industrias. Para nosotros supone una forma de ganar eficiencia y una oportunidad para generar nuevos productos para nuestros clientes, aprovechando la disrupción que suponen estas tecnologías”, explica Carlos Kuchkovsky, responsable de Tecnología en Nuevos Negocios Digitales de BBVA.

No es solo el BBVA. En Octubre de 2017 gigantes del Ibex como el Santander, CaixaBank, Repsol, Gas Natural Fenosa, Iberdrola o Telefónica presentaron Alastria, el primer consorcio multisectorial basado en blockchain, en el que participan unas 70 compañías. Esta plataforma está abierta también a que se unan empresas más pequeñas, universidades y otras entidades.

Qué es blockchain

Pero, ¿qué es en realidad blockchain, esa tecnología de la que tanto se oye hablar pero de la que tan poco se sabe? El sistema desarrollado por Satoshi Nakamoto permitía distribuir información digital a través de un libro de registro descentralizado en el que queda constancia de todas las operaciones realizadas y que no puede ser modificado por ningún participante, lo que asegura que nadie va a poder manipularlo.

Lo que comenzó siendo una tecnología que servía de soporte al bitcoin ha acabado convirtiéndose en algo mucho más grande. “Nuestras propuestas pasa por la convergencia con otras tecnologías que están creciendo de forma exponencial, que permiten procesamientos mucho más baratos y una mayor conectividad, como la inteligencia artificial y el Internet de las cosas. Existe mucha desconfianza en torno al blockchain, pero permite intercambiar activos de forma mucho más segura y confiable que hasta ahora”, explica Kuchkovsky, de BBVA.

El hackatón —un encuentro de programadores dispuestos a devanarse los sesos durante un par de días para buscar soluciones informáticas a problemas— organizado por Telefónica abarca desde retos relacionados con la ciberseguridad hasta la participación pública. Y para buscar respuestas, los participantes deben usar el encadenamiento de bloques.

Estamos ante una tecnología potentísima que sirve como registro contable. En esencia, Blockchain es un gran libro de contabilidad virtual que se va construyendo por bloques que luego se unen. Es la contabilidad (ágil, barata y descentralizada) del mundo Bitcoin. La particularidad es que ese libro está replicado en todos los nodos u ordenadores que sostienen el sistema Bitcoin.

Blockchain permite, por ejemplo, utilizarla en casos relacionados con la cadena de suministro. Si en la entrega de un dispositivo se identifica una pieza defectuosa, nos podríamos remontar en la cadena para detectar dónde se produjo el error. Y ningún usuario puede cambiar un solo byte de información de procesos ya realizados, porque todo queda registrado de forma inmutable. Esa es la magia del blockchain.

¿Cómo funciona?

Cada bloque se cierra con las transacciones que se han realizado en un lapso de aproximadamente 10 minutos. Esa pieza de información acaba con una última línea que contiene un número muy largo que sale de una operación matemática muy compleja. Es la famosa “prueba de trabajo”.

De esta manera, el sistema se blinda frente a hackers y gente con malas intenciones, pues se requiere mucho tiempo y dinero para dar con la solución a estos problemas. Mientras tanto, la primera línea se reserva a una cadena alfanumérica que es la huella dactilar del bloque anterior y sirve para engarzar ambos. Actualmente, la cadena de registros en bloques que sustenta a Bitcoin ocupa más de 100 GB, más del doble que hace un año. Además existen entre 4.500 y 5.000 nodos u ordenadores de Bitcoin que están activos todo el tiempo.

Por que es seguro

Las operaciones que se registran, no tienen vuelta atrás. Una vez se agregan, ya no se pueden borrar. Además, es muy difícil hacer cambios, puesto que la información se replica en todos los nodos, y variarla en alguno de ellos sería terriblemente sospechoso. Llegado el caso, los cambios se podrían hacer, pero con el consenso de la mayoría de nodos. La naturaleza distribuida de Blockchain protege la información que aparece en los bloques frente a hackers, que para salirse con la suya tendrían que convencer a todos los nodos. Es decir, al estar distribuido, se convierte en un sistema muy resistente a ataques, fallos o falsificaciones. Hay que aclarar que Blockchain no revela información sobre el tipo de transacción o sobre las partes implicadas en la misma.

¿Por qué ha levantado tantas expectativas?

Algunos dicen que Blockchain será una revolución a la altura de las que supusieron la aparición del primer PC, a principios de los ochenta, o de Internet, una década más tarde. Cabe preguntarse por qué ese optimismo.
Blockchain supone la llegada de la economía colaborativa, barata y descentralizada al mundo financiero, que siempre ha recurrido a pesadas estructuras centrales. Es decir, un verdadero sistema peer-to-peer, como aquellos que cambiaron para siempre el modelo de negocio de la música en los años 90, pero aplicado a los pagos.

¿Qué usos tendrá en el futuro?

En todo caso, parece que tiene un futuro prometedor. Y es que ahora Blockchain se usa para consignar transferencias de Bitcoins, pero en el futuro se podría extender a intercambios de monedas locales, acciones de empresas o propiedades inmobiliarias. Por eso grandes bancos como BBVA, que ha invertido en la plataforma de Bitcoin Coinbase, o Bankinter, que ha hecho lo propio en Coinffeine, ya muestran un claro interés.
También lo hacen firmas de servicios en Internet o de almacenamiento en la nube o entidades de registro de patentes. Incluso podría ser muy útil para el voto electrónico. Blockchain permitiría un sistema de voto donde las identidades de los votantes estuvieran protegidas y fuera imposibles de falsificar, y todo a un coste prácticamente nulo.

También sería un buen sistema para que las administraciones públicas reflejaran sus gastos.

Sería la materialización del famoso “gobierno transparente”. Y, cómo no, el comercio electrónico como lo conocemos en la actualidad también podría tener su revolución. Uno de los pioneros es OpenBazaar.org, un mercado descentralizado basado en Blockchain que abrió sus puertas hace casi un año y que permite a cualquier persona intercambiar bienes y servicios pagando con moneda virtual.

Contratos inteligentes con Blockchain

Una evolución muy interesante de la tecnología ha sido los contratos inteligentes (o “smart contracts” en inglés). Además de introducir información en la red de blockchain, también se introduce un código que se ejecuta en base a ciertos eventos. Por ejemplo supongamos que un agricultor quiere firmar un seguro con una aseguradora, en la que una de las condiciones de ese seguro sea que, si en el plazo de 5 días consecutivos, las temperaturas en la zona superan los 45 grados, la aseguradora deberá pagar 10.000 dólares al agricultor, ya que se supone que en esas condiciones su cosecha no prosperará.

Si lo hacemos en un “smart contract”, el agricultor y la aseguradora llegan al acuerdo y traducen las cláusulas del seguro a “código”, y este código se envía a la red de blockchain. Desde ese momento ese contrato es conocido por toda la red, y toda la red comprueba si las condiciones se están cumpliendo. Si se produce alguno de los eventos indicados en el contrato, el código se ejecuta automáticamente, creando las acciones programadas sin intervención ni del agricultor ni de la aseguradora. En este caso, la red de blockchain se convierte en una especie de computadora gigante y distribuida que ejecuta contratos inteligentes que realizan acciones automatizadas de forma descentralizada, pero totalmente auditable y confiable.

Fuentes: El País de España; noboot.com. Imagen de portada cortesía de nobbot.com

Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoERP.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Suscríbase a nuestras novedades

Suscríbase a nuestras novedades

¿está interesado en nuestros contenidos de ERP? Suscríbase para nuestros newsletter y no deje de estar informado.

¡Listo, ya está suscripto!

Share This